24/1/10

No ríe


Y pasó lo que tenía que pasar. Que hasta las burbujas explotaban en el aire y las gotas se caían de calor. Pensé que sería mejor que me centrara, que fuera coherente, que no siguiera mis ideas locas. Pero yo soy así, siempre a contra corriente. Siempre pasando por el camino oscuro del mundo, de la vida. Me encendí mi cigarrillo y me di cuenta de que ultimamente no sobrevivo sin nicotina. Y eso me hace cada día más tonta, más sucia, más muerta. Sigo viviendo bajo un esqueleto que grita queriéndo salir, correr, gritar. Ser yo, ser él. En mi mundo nada es como es, como parece, como tendría que ser. El agua quema y el fuego moja. El sol llora y la lluvia brilla. Las nubes hablan y la luna es muda. No habla, no escucha no siente. No besa, no toca, no quiere. Pero sobretodo, no ríe.

2 comentarios:

Smily dijo...

A veces el mundo se vuelve del revés...
Pero la estabilidad siempre vuelve.
Y no está bien esconderse tras la nicotina.
¡Un besazo!

Bego dijo...

Seguro que sólo toca esperar a que todo vuelva a ser como antes.
¡Un beso!