10/12/09

Un encuentro inesperado

Con tanta presión tuve que salir a la terraza a fumar un cigarro. La primera calada indagó en mi garganta como si fuera agua, necesario para sobrevivir en ese momento. Dejé escapar el humo y entonces miré hacia abajo, como hacía siempre que me asomaba. Un chico moreno de ojos verdosos me sonrío. Me quedé totalmente paralizada y mi cigarro se calló entre las rendijas de la verja. Él se dio cuenta y entonces se esfumó. Cuando me di cuenta de que ya no estaba, cogí mi cazadora y salí corriendo en su busca. No me importo ni la ropa, ni el pelo. Ni si quiera me importo no ir maquillada. Salí del ascensor y allí estaba él. Rodeado de cajas y maletas. Me volvió a sonreír. Sabía que había ido a buscarle pero sin embargo solo se dedicó a decirme: "¿Subes o bajas?" Con una sonrisa en su rostro. No entendí muy bien la pregunta hasta que me di cuenta de que estaba en mitad del ascensor. Entonces, sin obtener respuesta, el me dijo: "vamos, un pijama tan precioso no puede quedarse parado tanto tiempo". Me hizo reír. Le ayudé con todas las cajas y subimos juntos. Callados. Y de pronto. Pii. Sonó el ascensor, cuarto B. Habíamos llegado. Le acompañé hasta la puerta y le dije: "Lorena. Me llamo Lorena. ¿Y tú?" A lo que el me respondió: "Bonito nombre. Y bonita voz". Sonrió y cerro la puerta dejándome a mi allí.

3 comentarios:

Lavidasincolor. dijo...

continuará? que quiero saber al menos como se llama :)

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Nos esas historias donde todo mundo quieres ser parte de ellas =D
Saluditos

allthatshewants dijo...

qué bonito
pasa bun finde nere, vienes en navidad?
besitoss