28/12/09

Perdono, pero no olvido


La pared de mi corazón está destrozándose lentamente, será por las patadas que le llevas dando durante todo el día de hoy. Sin parar, no te cansas. Lo más triste es que ni si quiera te das cuenta de que la estás destrozando. Está cubierta de grietas imposibles de arreglar y sigues igual. Erre que erre, patada tras patada. Solo te falta darle cabezazos como si fueras un toro. Y todo por no reconocer que tu también tienes errores. Me apetece meterte el orgullo por donde te quepa y decirte cuatro cosas bien dichas, pero supongo que no me merece la pena cabrearme. Al fin y al cabo en menos de tres horas te perdonaré y ni si quiera recordaré las grietas de mi corazón. No intentes poner cuadros encima de ellas, aunque probablemente nadie las notará yo las sentiré dentro de mi...
¿Te acuerdas de ese dicho?
Perdono pero no olvido. Pues eso, aplicatelo ¿vale? Encima empiezo a odiarme. A mi y a ti, por ser ocupa de mi corazón y no salir de ahí ni aunque lo inunde de lágrimas. Encima no cierras las ventanas y tengo frío y la habitación parece más vacía aún. Más de lo que está. Solo queda tu cama, que ya va siendo hora de empezar a cambiarla porque se escucha hasta en el piso de abajo cada vez que te acuestas... ¿Ves? Ya he cambiado de tema. Me temo que ya te perdoné.

3 comentarios:

Smily dijo...

Ays, qué bonito... y triste.
Por desgracia a nuestro corazón no le importa el dolor que cause una persona... siempre vuelve a perdonar.
¡Un besaazo!

Ainoa dijo...

Triste y real como la vida, si más veces de las que me ha pasado a mí no le ha pasado a nadie jaja. Encima soy tan patética en esto que perdono incluso aunque sepa que no tiene razón, aunque no me pida ni si quiera perdón, simplemente digo ''ya se me ha pasado'' y todos contentos. Me ha encantado, besos :)

+Anaiis (: dijo...

precioso! :O
me dejas sin palabras!
un besazo!