16/11/09

Vómitos de palabras

Laura es la típica niña dulce, siempre sonriendo. Regalando cada trozo de sonrisa a las personas especiales de su vida. Siempre tiene buenas palabras para todo el mundo. Y nunca pelea con nadie. Todos la adoran. Lo que no sabe nadie, es que ella, tiene un inmenso baúl lleno de secretos. Sus secretos.
Tiene el corazón roto, hecho pedazos. Montarlo es incluso más difícil que hacer un puzzle de cinco mil piezas. Regala sonrisas durante el día para castigar a su almohada con mil lágrimas por las noches. Tiene mil quejas sobre la vida, pero nunca se atreve a abrir la boca. Las cuatro paredes de su habitación son las únicas que la oyen quejarse continuamente, que la ven llorar. Sufrir. Laura no tiene forma de distracción, no puede hablar con nadie.
Es la niña perfecta para todos, la que no tiene problemas, la que no siente.
Lo que no sabe nadie es que se bebe hasta las copas de los árboles, que fuma un cigarro por cada lágrima que derrama y que grita por cada tropezón. Que en su mundo nunca sonríe y que cada vez que va al baño le llega un vómito de palabras. Todo lo que no dice y todo lo que se calla, lo hecha por su boca cada vez que visita el servicio. Vomita. Vomita continuamente.



(¿Por qué nadie se da cuenta de que los demás tienen problemas? ¿Puro egoísmo?)

3 comentarios:

Eva dijo...

La compresión empieza por uno mismo y generalmente acaba ahí.
(L)

Smily dijo...

A veces la gente tiene miedo a los problemas, a no encontrar las palabras con las que consolar, y prefiere cerrar los ojos.

+Anaiis (: dijo...

Regala sonrisas durante el día para castigar a su almohada con mil lágrimas por las noches.

me encanta (: