12/11/09

Una abuelita, una flor.

Hoy, estaba estudiando economía y no sé porque al sonar el teléfono de casa, creí que era mi abuela (Yaya, para mi). Desde entonces, no me quito la idea de la cabeza y llevo desde las cinco de la tarde pensando en ella. Nunca le hago demasiado caso, no le digo que la quiero, ni le doy besos cuando viene a verme. Nunca pasé una tarde con ella por decisión propia, ni me quedé sentada en el sofá a su lado contando chistes.

No sé por qué, pero hoy, me entraron unas ganas enormes de estar con mi Yaya. Pero no solo con ella, si no también con mi abuelita Nieves...que hasta hoy, no me había dado cuenta de lo mucho que la echo de menos. Y no está muy lejos, solo en Galicia.
Nunca me he puesto a pensar que haré cuando me falten, pero hoy me he dado cuenta de que tengo que aprovechar el tiempo con ellas. Porque son las que siempre te regalan una sonrisa cuando todo va mal. Las que te permiten caprichos los domingos por la tarde. O las que siempre te preguntan por tu amigo especial, ese que nunca le vas a descrubir a nadie.

Para mi, mis abuelitas, son como extraterrestres. No entienden nada de lo que digo, pero siempre me sonríen. Son de otra época, con otros pensamientos, otros ideales. Siempre riñendome porque dicen que de diez palabras que digo, nueves son tacos.
Para mi mis abuelitas, son las personas más especiales que conoceré nunca. Las personas con las que a partir de ahora pasaré más tiempo.
A mi abuelita Nieves, le diré que me encantan esos frisuelos que me hace cada vez que la visitamos, y a mi Yaya que me encantaría comer esas migas tan ricas que hace. Y entre comida y comida, les diré lo mucho que las quiero.

Porque una abuelita, es lo mejor que te puede pasar en la vida, después de una madre...


(Que melancólica me pongo cuando me doy cuenta de las cosas...)

2 comentarios:

mariona. dijo...

yo la echo tanto de menos...

y no la veré nunca mas.

Francisco alvarez dijo...

Que lindos sentimientos tienes y qué capacidad de reflexión.
Creo que tus abuelitas te mimam, porque tú eres la especial.No el chico. Ni ellas mismas.
Tú ocupas el espacio entre sus sonrisas.

Saludos desde Santiago del nuevo Extremo, Ahora Santiago de Chile.