11/11/09

Amor prohibido

Era un día lluvioso, granizaba. Ana se asomó a la ventana para definir el tiempo y así elegir la ropa más adecuada para la cita. Quería que su niño la viera más guapa de lo normal. Era el último día, había llegado y él ni si quiera se lo imaginaba.
Ana se puso unos vaqueros y esa cazadora que tanto le gustaba a Daniel. Se recogió su melena rubia, porque a pesar de que a ella le gustaba más su pelo suerto con esos rizos que tenía practicamente perfectos, sabía que Daniel se volvía loco cuando la veía con el pelo en cola de caballo.
Su movil se iluminó, toque de Daniel. Señal de que estaba abajo esperandola, como siempre. Ana bajó con cara larga. Cuando Daniel la vio por el cristal del portal, se quedó impresionado. Estaba realmente hermosa. La miró a los ojos, y la besó. Como cada tarde. Sintió algo extraño en ese beso, no era tan húmedo, ni dulce, ni apasionado. Fue seco.

- ¿Ocurre algo Ana?
- Sí, tenemos que hablar.

Daniel sabía que esas palabras nunca traían nada bueno. Intentó controlar la situación, aceptar lo que Ana le estaba contando. Pero no pudo evitar que las lágrimas saliesen por sus ojos. No le parecía justo que Ana se tuviera que marchar a 10.000 kilómetros de distancia. No podía creer que ese fuera el último día que fuera a besarla y a abrazarla como hacía desde hace más de año y medio. ¿Qué sería de ellos? ¿Estaba siendo obligados a dejarlo por la situación? ¿La distancia sería el olvido? Daniel la quería como jamás iba a querer a nadie y Ana...qué decir de Ana. Con Daniel se enamoró por primera vez. Su primer beso fue con él y esperaba estar toda la vida a su lado.

- Son las 9. Tengo que irme. Mi avión sale a las 10 y media.
- Lo sé. No quiero despedidas Ana. Te juro que haré lo imposible por estar otra vez a tu lado. No quiero decirte adiós. Solo quiero que sepas que te quiero.
- Lo sé Dani. Yo también te quiero.

Se besaron intensamente. Sabían que no iban a vivir otro beso como ese. Ni si quiera sabían si se iban a volver a besar. Ni si iban a volver a verse. Ni si su relación ya estaba rota o se esperarían toda la eternidad.
Pasaron los meses, y es que ahora todas las canciones hablaban de ellos. Todos los rumores y los chismes del instituto tenían su nombre. Sus amigos intentaban ayudar a Daniel y cada vez le hundían más. Y Ana, Ana nunca logró adaptarse a su nueva ciudad. A pesar de todo, se seguían llamando y enviando cartas. Incluso hablaban por el messenger y se ponían la cam. Podían dudar de todo. Menos de que se querían.

Y es que el amor está por encima de todo, incluso de la distancia. No sé que fue de ellos, si volvieron a estar juntos o no. Si volvieron a besarse o no. Si no saben nada el uno del otro o viven juntos en un pisito de 90 metros cuadrados. Lo único que tengo claro, es que a pesar de todo lo que ocurriera o pudiera ocurrir, el amor que vivieron Daniel y Ana fue único e irrepetible. Verdadero. Fue el primer amor.



(Y como dice Hueco..."Y que hago aquí mirando al cielo a diez mil kilómetro de tus besos...)

5 comentarios:

Francisco alvarez dijo...

Si eso es real? Sí , yo conozco la historia de un Chileno que se enamoró de una española.

Impresionante, tienes una capacidad muy buena para los cuentos.
Aunque sé que sabes lo que vales en ese género, humildemente te doy las felicidades.

Saludos desde Chile.

[● HannaSick] dijo...

Que hermoso texto Nere, tus textos son realmente hermosos y es rebundante decirlo pero que más da *---*, besitos.

allthatshewants dijo...

pequeña escribes tu eso? que artista!! besos

+Anaiis (: dijo...

Y es que el amor está por encima de todo, incluso de la distancia. No sé que fue de ellos, si volvieron a estar juntos o no. Si volvieron a besarse o no. Si no saben nada el uno del otro o viven juntos en un pisito de 90 metros cuadrados. Lo único que tengo claro, es que a pesar de todo lo que ocurriera o pudiera ocurrir, el amor que vivieron Daniel y Ana fue único e irrepetible. Verdadero. Fue el primer amor.

impresionante (:

Ichi Cryptorchid dijo...

El amor siempre contra viento y marea.
Me ha gustado la profundidad del texto,
muy bueno como siempre.

Besos! x