26/11/09

Algo inesperado

Ella era una persona fría, calculadora, independiente. No creía en el amor, ni en la amistad. No confíaba en nadie, sabía que tarde o temprano alguien le fallaría. Era solitaria, nunca necesitaba ayuda de nadie, se valía por si misma. Se pasaba los días viendo la lluvía caer sobre su ventana y si le venía la inspiración escribía algún parrafito en su único amigo, su diario.
Tenía su corazón protegido con barreras, incluso había impuesto un ejército para protegerle. Nadíe había sido capaz de pasar esa frontera. Tenía mil escudos que la protegían y sus sentimientos no se atrevían ni a asomar la cabeza. No conocía el verbo querer, ni el sentido de las caricias, ni si quiera el sabor de los besos. No sabía que eran los abrazos ni cuanto significaban algunas palabras.
Hasta que apareció él. Le desordenó todos los pensamientos. Le pinto un Sol enorme delante de la ventana de su habitación. Con su ejército ganó la guerra en su corazón y se apropió de él. Le escribió el verbo amar y le incorporó el pack de los cinco sentidos: la vista para que le pudiera observar con detenimiento, el gusto para que pudiera sentir el sabor de sus labios, el tacto para que pudiera tocarle y sentir sus caricias, el oído para poder escuchar su voz y el olfato para poder oler su perfume.
Cuando ella se quiso despertar, ya estaba enamorada.

3 comentarios:

Dead Memories dijo...

Que bonito ^^
Escribes poco bien creo..
teQuieroooo (L)

Dead Memories dijo...

Que bonito ^^
Escribes poco bien creo..
teQuieroooo (L)

+Anaiis (: dijo...

:O
me gusta mucho!