24/10/09

Un día inesperado.


Volví a sentir su piel en mi piel. Volví a tener su carita a menos de 5 centímetros y volví a besarle como hacía tiempo que no lo hacía. Las calles estaban vacías con la llegada del otoño, un otoño que ya casi parecía invierno. El frío y las gotas de lluvía obligaban a las familias a quedarse en casa viendo una película y tomando un chocolate con churros. En cambio, nosotros, saliamos a pasear por las calles cubiertas de nieve con la ilusión de que todos nos vieran por las ventanas de sus casas, agarrados OTRA VEZ de las manos.

Su piel estaba caliente, algo no muy común en él. Le miraba cada poco para saber si esto era realidad o era un simple sueño. Me parecía feliz. Cada poco me abrazaba y se paraba para besarme lentamente, como si ese fuese el último beso del día. De pronto me toca el pelo, me gusta que lo haga, lo hace como si fuera tan frágil que pudiera llegar a romperme. Y me pierde que me acaricie los labios y la nariz con la yema de su dedo...

Los coches estaban cubiertos de hielo y cada vez que aspirabamos salía un vapor como si estuvieramos fumando un cigarrillo. No sabíamos a donde nos dirigiamos, ni si quiera por qué habíamos salido de casa, pero no nos importaba. Simplemente, porque AHORA estabamos juntos.

A mi me vale estar así, poder mirarle y verle con ese brillo de ojos, y esa brillante sonrisa. No sé cuanto nos durará esta felicidad y tampoco quiero pensarlo. Solo sé que estamos en Octubre y ya sé que deseo que me traigan los Reyes Magos. Un regalo. No quiero nada que pueda abrir y romper el papel. Quiero algo que me haga reír, que me encienda con tocarme, que me alegre con verle, que me bese porque no puede hacer otra cosa. No, perdón, no quiero un algo. Ni si quiera quiero un alguien. Le quiero a ÉL. Le deseo a ÉL.

Deseo poder hacer esto todos los días de mi vida. Deseo que la gente vea que soy feliz a su lado. Y por eso quiero este regalo. Porque para mí, él (tú)sería el REGALO MÁS GRANDE.

1 comentario:

Oihane dijo...

que bonito es el amor.. =)