23/10/09

Para ti pequeña :)

Tú te lo planteas. Te lo piensas. Y todo esto sabiendo que no es ni será bueno para ti, pero aún así lo haces. Y lo decides. Le perdonas. Una vez más, para variar. Y se lo dices, y eres feliz durante unos segundos, unos minutos, algunas horas. Feliz de verle feliz, de volver a soñar, de volver a ilusionarte, de volver a lo de siempre, a quererle, a que te quiera. Sientes que esta vez dice la verdad, que lo siente, que te espera, que te sueña, que te quiere.
Pero no es así, y lo más triste es que en el fondo tú lo sabías. Sabías que no funcionaría, que no duraría, que te iba a fallar. Y aún así lo hiciste, le perdonaste. Y cada golpe es más fuerte, más duro, más alto. Cada vez la distancia que os separa es mayor y tú golpe más doloroso.

Pero te avisaron, te lo dijeron. Y una vez más, tenían razón. Toda esa gente con la que alguna vez te enfadaste porque te decían lo que no querías escuchar. Pero lo siento pequeña, una vez más, tenían razón.

1 comentario:

Dana O'hara dijo...

según iba leyendo me veía reflejada... qué razón tenían los que me quieren de verdad.


En realidad a mi la lluvia me gusta mucho :) no todo lo que escribo en el blog es una realidad, por más que lo escriba en primera persona.

Espero ansiosa los motivos por los que te gusta la lluvia, seguro que coinciden con los míos.

Besos de caramelo