28/7/09


Y pensé: ¿Por qué no?
Todo lo que tenemos que hacer es coger un par de cosas y lanzarnos a la aventura, a una aventura juntos. Cogí mi maleta, mi camara de fotos y me fui al aeropuerto a esperarle.
Nada más verme, me sonrío...cogimos el primer vuelo que encontramos a Londres (Sabe que me encanta esa ciudad). Por fin solos, juntos...sin nadie que nos moleste, que nos castigue, que nos juzgue...
Ahora tan solo un beso podría arreglar cualquier cosa. Y en el avión, inesperadamente, me dijo:

-¿Sabes? Esto es una maravilla. Nunca creí que pudiera enamorarme de alguien pero tu no has echo solo eso, has logrado que vivar por y para ti. Para ver esa sonrisa todas las mañanas, y mirarte a esos ojos de gato y decirte que te quiero mil y una vez al día.

Y yo, tan ingenua, le besé. Fue un beso diferente, largo, tranquilo y profundo.

No hay comentarios: