18/2/17

Malgastamos demasiada fuerza centrándonos en todas aquellas personas que, por alguna razón, no quieren formar parte de tu vida. Perdemos demasiado tiempo pensando por qué se han ido o por qué nunca han querido formar parte de nuestra vida y llegar para quedarse. Tenemos un don especial para derrochar toda nuestra energía en aquello que no tenemos pero que sin saber por qué, añoramos. En aquello que, en algún momento, nos parece inalcanzable.

Si cogiéramos toda esa energía y la concentráramos en todo eso que realmente importa... quizá todo lo que antes parecía inalcanzable, ahora, no lo sea tanto. Deberíamos parar y dedicar un minuto de nuestro tiempo a mirar a nuestro alrededor. Quédate en silencio y observa todo lo que te rodea. Grábalo bien en tu memoria, quédate bien con sus caras... porque al fin y al cabo, esos son los que realmente importan. 

A los que no has podido ver... sácalos de tu cabeza, al fin y al cabo el que no está es porque no quiere.